Inicio Análisis Skyland Rush – Air Raid Attack, cuando el mercado móvil irrumpe en consolas- Análisis Switch

Skyland Rush – Air Raid Attack, cuando el mercado móvil irrumpe en consolas- Análisis Switch

Una aventura aérea digna del mercado móvil

Por Daniel Jimenez

Hay títulos que brillan más por el hecho de estar en una plataforma concreta, o, al contrario, no terminan de convencer por lo mismo. Skyland Rush – Air Raid Attack es un ejemplo de lo segundo. No termina de cuajar en Nintendo Switch y mientras lo jugaba no para de imaginarlo en móvil (sobre todo con ciertas mecánicas que se dan mucho en el mercado móvil). Como juego de 6.99€ en la híbrida de Nintendo no tiene tanta gracia como podría haber tenido como F2P en un móvil. Pero vayamos al análisis.

¿Historia? Supongo

Supongo que hay una historia en este juego, pero no he podido seguirla del todo bien ya que nada más empezar te sueltan en un tutorial sin contexto alguno y después estarás pasando nivel tras nivel intentando derrotar a hordas de enemigos. Hordas ¿controladas? Por algún tipo de boss cuya existencia tampoco se me ha explicado en ningún momento.

No tendría problemas con la ausencia de una historia concreta, pero los diálogos y comentarios que se hacen a lo largo del juego me hacen creer que hay algo ahí, una narrativa que se está siguiendo pero que se me hace totalmente ajena, desconectada del juego. No es necesario que un título tenga algo complejo que contar, o algo para contar directamente. Pero un mínimo de presentación no le habría hecho ningún mal a este mundo aéreo y sus diversos niveles.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Skyland-Rush-historia-2-1024x576.jpg
Hasta 5 mapas diferentes con sus trampas y jefes finales pero que no aportan nada a nivel narrativo

Vistas desde el aire

Algo que sí le puedo reconocer al título es tener un apartado gráfico llamativo, aunque quizás demasiado parecido al de los últimos Rayman que hemos tenido (Legends y Origins). Pero no es malo inspirarse en lo artístico de otros títulos.

O no lo sería si no hubiese tantas cosas sospechosamente parecidas, como la recolección de criaturas perdidas por ahí que se irán uniendo a un círculo para completarlo o ciertos obstáculos que parecen sacados directamente de esos otros juegos. Estoy muy dividido en este apartado puesto que me ha gustado gráficamente, pero me recordaba demasiado a esos Rayman y muchos de sus diseños no estaban muy inspirados, exceptuando a los bosses y la protagonista que resaltaban un poco más.

Por lo demás, es repetitivo visualmente y aunque hay cosas interesantes, como el uso de las monedas para advertirte de ciertos patrones de enemigos, no logra ser un título que destaque en exceso por cómo se ve en pantalla.

Sonoramente el juego puede llegar a ser algo insufrible. Repetitivo y con algunos bugs de los que molestan. El apartado acústico es de esos que a veces te gustaría silenciar para no tener que escuchar el constante petardeo del motor del avión o para no repetir por decimoquinta vez la canción del nivel en el que te has atascado.

Bosses que están en tu contra a pesar de que no sabes por qué, pero con diseños interesantes

Acabando con los enemigos

Posiblemente lo que más hace que pienses que es un juego de móvil es la jugabilidad. No es sólo que sea simple, es que incluye ciertas prácticas propias de ese mercado. Con esto me refiero al sistema de mejoras mediante monedas con precios desorbitados (y un sospechoso símbolo de + al lado de dichas monedas) o unas vidas que se recargan con el tiempo. Una serie de cosas que logran hacerte enarcar una ceja pensando que quizás este título estaba pensado para ser un free to play de móviles más que un título de pago de Switch.

Pero la cosa no queda ahí, el juego es aburrido, pudiendo moverte de arriba a abajo o de adelante hacia atrás sin tener que hacer mucho más que esquivar cosas o recolectar monedas. Quizás pulsar el botón para usar el especial que tengas disponible pero ya está. No hay variedad y los niveles son absurdamente largos con una enorme cantidad de obstáculos posicionados de tal manera que perderás tus tres vidas en un abrir y cerrar de ojos…y si quieres continuar paga una cantidad enorme de monedas (muchas más de las que consigues en todo el nivel).

Unos precios exageradamente altos en la mayoría de mejoras hace que te plantees si ese símbolo + en verde sea para comprar más monedas

De móviles, pero en Switch

Hay algo que huele raro en todo el título y es esa sensación constante de usar técnicas de monetización de móviles, pero sin implementarlas. No es divertido más allá de un par de partidas, se te exigen muchísimas monedas para mejorar tu avión y poder avanzar, continuar a partir de cierto punto del nivel cuesta banderas que se recargan con el tiempo y en general no invita demasiado a echarle horas como pasa con otros títulos del estilo.

Podrás enfrentarte a bosses especiales recogiendo unos huevos que hay repartidos por los niveles, pero nuevamente se te piden muchos más huevos de los que vas a recoger en un nivel entero y tampoco es que vayas a afrontar un desafío divertido. Seguramente será un enemigo enorme con un arsenal de habilidades que consistirá en llenarte la pantalla de ataques y convertir el combate en un bullet hell.

No he disfrutado del título porque es aburrido, exigente con los recursos a pesar de darte muy pocos y llega a ser injusto en varios puntos.

Aterrizando Skyland Rush

Skyland Rush – Air Raid Attack no es de esos juegos que pueda recomendar. No es un auténtico desastre de juego como para llevarse un Game Over (a pesar de ciertos bugs sonoros y problemas de optimización) pero es posiblemente uno de los títulos menos inspirados que he visto en mucho tiempo. Se que hacer videojuegos es difícil, pero crear un producto tan obviamente destinado a móviles y hecho con dos mecánicas me parece un chiste, sobre todo si lo vendes por 7€. Si tenéis una Switch es posible que encontréis títulos más interesantes que este por ese precio e incluso por menos.

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.